Home

Comparto el enlace al artículo que Christy Wampole publicó hace unas semanas en la sección de opinión del New York Times. El título, The Conference Manifesto, es elocuente. Parece que ese mal tan extendido de las conferencias tóxicas, esas que son lecturas en voz alta, a la carrera y sin misericordia del artículo de turno trufado de jerigonza, también ocurre en otros circuitos académicos.

Dos breves citas:

We have tried to ignore the lack of a thesis or even one interesting sentence in a 20-minute talk.

 

We have listened as colleagues ask questions related to their own research but that have no relevance to anyone but themselves.

 

Ahora bien, como se suele decir, aquel que esté libre de pecado…

El enlace al artículo aquí.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s