Home

Muñoz Molina, A., Todo lo que era sólido, Barcelona: Seix Barral, 2013, 256 págs.

todo-lo-que-era-sólido

Antonio Muñoz Molina gozaba de una posición privilegiada para ver desfilar a los presuntuosos que hicieron de España lo que es hoy en los últimos años. Me han llamado la atención los episodios que cuenta de su etapa como director del Instituto Cervantes en Nueva York. Los personajes a los que tenía que agasajar, la pompa que rodeaba al espectáculo circense de los emprendedores españoles y el espejismo, casi de universo paralelo, en el que se convertían los eventos para dar a conocer el vigor del saludable músculo empresarial ibérico.

Todo lo que era sólido es una necesaria visión de síntesis de lo que por otra parte ya ha impregnado la percepción de la sociedad española, aunque haya todavía quien, naturalmente, se resista a pensar que nada volverá a ser como hace unos años (lo suyo es plantear caminos diferentes). Como síntesis que es, hay que completarla con cuantos más enfoques mejor para aspirar a un pensamiento complejo de nuestra situación. En el texto hay propuestas sobre las que merecería la pena apostar, como la pedagogía visual, de corte ilustrado, que Muñoz Molina cree fundamental y todavía no lograda:

En un país sofocado durante siglos por la omnipresencia de la iglesia católica era urgente una pedagogía visual que marcara la separación educada y tajante entre la religión y la vida cívica. Pero ahí siguen, al cabo de los años, los representantes de la soberanía popular marchando con paso solemne delante de los cristos y las vírgenes, asistiendo a misas y recitando votos de fe y rogativas, solicitando en público la protección divina, como si no hubiera en España otros creyentes que los de la religión católica, como si sólo hubiera creyentes.

Otros pasajes, en cambio, tienen ese regusto reservado a una generación que yo, nativo de la España democrática, sólo conozco de oídas y no logro asimilar. Se trata en cualquier caso de un ensayo que, en definitiva, que ayuda a organizar en prosa accesible e inteligente las percepciones que compartimos muchos, pero que todavía están en proceso de encajar en una gramática que les de coherencia y sentido pleno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s