Home

Gerard Vilar, Desartización. Paradojas del arte sin fin

Vilar, G., Desartización. Paradojas del arte sin fin, Salamanca: Universidad de Salamanca, 2010

sssss.

Este reciente libro es una estupenda aproximación a un tema persistente en la teoría del arte, por mucho que cada vez que regrese lo haga bajo un ropaje teórico distinto. Vilar propone un recorrido por los momentos cruciales de la desartización, un concepto acuñado por Adorno, pero que puede extenderse a otros planteamientos. Desartización aludiría a un proceso “por el que el arte (o más bien el Arte)” pierde progresivamente sus cualidades y rasgos tradicionales para convertirse en otra cosa” (pág.14). Hay desartización cuando el arte niega alguna de las características que se le han atribuido tradicionalmente, como la representación de la belleza.

En Desartización se desarrollan críticamente las argumentaciones más influyentes a propósito del fin del arte combinando el rigor académico con una redacción accesible. Se trata de un texto a caballo entre el manual y el ensayo, porque aunque el recorrido es sintético (Hegel, Baudelaire, Adorno, Heidegger, Rancière y otros temas en unos cientos de páginas) no está exento de valoraciones propias del autor. Vilar recoge en la conclusión las tesis fundamentales de la obra, que expongo aquí de manera resumida (págs. 291-298):

 

1. Los variados discursos sobre la muerte o el fin del arte […] dependen siempre de una narrativa a la que explícita o implícitamente le podemos oponer otra narrativa.

2. El arte es un modo fundamental de pensar el mundo, pero que se dice de muchas maneras, puesto que depende de su concreción institucional en cada lugar y tiempo.

3. Los discursos sobre la muerte o final del arte son parte de un fenómeno estructural en la cultura de la Modernidad […] Una tarea presente consiste, desde la hipótesis de una segunda Modernidad, en desmentir de una vez por todas el runrún de la muerte del arte mostrando sus inconsistencias lógicas y sus vasallajes ideológicos tácitos.

4. Debido a la naturaleza exploradora e innovadora del arte en la Modernidad, éste se halla en un estado de redefinición permanente que hace que cada generación se encuentre con artefactos y prácticas que ya no se corresponden con las definiciones heredadas.

5. Se pueden desdibujar todas las fronteras entre el arte y la vida, pero hay que poder seguir distinguiendo entre ellos. Si ya no hubiera diferencia entere el arte y la vida ya no habría arte, solamente vida.

6. Debemos defender el arte para no perder un modo privilegiado de pensar el mundo […] Defender el arte es defender una capacidad fundamental que ha contribuido a hacernos como somos.

7. El arte es autónomo no porque ns relacionemos con él en una esfera de la experiencia estanca y ajena a la vida cotidiana y a otras esferas de la experiencia, sino porque no está definido de una vez por todas y porque nos conecta o reconecta siempre con las otras esferas de la vida y la cultura de maneras insospechdas e inesperadas.

8. El arte es, ante todo, interpretación que puede transformar el mundo. Yerran quienes quieren transformar directamente el mundo sin interpretarlo, porque entonces ya no hay arte sino ciego accionismo.

9. Pero el arte tampoco está obligado a cambiar la vida. Por eso es autónomo. Por eso no tiene fin, ni fin final ni fin funcional vinculante.

10. La filosofía del arte es, desde sus orígenes, y como toda filosofía, también filosofía política […[ Desmentir adecuadamente los discursos sobre la muerte del arte implica repensar a fondo sin utopismos la noción de sociedad política.

11. La tarea de pensar el arte no debería librarse a la derrota del intelecto que substituye las filosofías de la historia del arte obsoletas por un mosaico de fragmentos de significado inconexos entre sí, al modo de los respetables pensadores del grupo October, sino buscando nuevas articulaciones de sentido que permitan nuevas narraciones, plurales pero coherentes.

12. La convergencia disciplinar debería hacer más fácil la tarea de pensar el arte hoy, una tarea interdisciplinar y colectiva en la que nadie tiene un punto de vista privilegiado. La filosofía del arte y la estética en general son transversales, ningún gremio puede arrogárselas en exclusiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s