Home


























Junto con La cámara lúcida, ya comentada aquí,  y otras obras de Barthes, el ensayo de Susan Sontag sobre la fotografía es un clásico dentro de los trabajos teóricos sobre el tema. En este caso nos hallamos ante un libro que recopila varios textos de Sontag, algunos más extensos que otros, y un apéndice de citas al final. Sobre la fotografía no es por tanto un libro de principio a fin, y esto repercute en la dispersión de sus tesis y argumentos. Sontag desarrolla muchas ideas, pero cuesta encontrar una profundización detenida en alguna de ellas a lo largo de las páginas. En cualquier caso, hay algunos temas constantes. Por ejemplo, la idea de que fotografiar consiste en cierto modo en apropiarse de una realidad ajena:


Aun en sus periodos más moralistas, la fotografía documental era también imperiosa en otro sentido. Tanto el impasible viaje de Thomson como las apasionadas revelaciones de Riis o Hine reflejan el ansia de apropiarse de una realidad ajena (69).


También en esta otra cita:

Por medio de la cámara, las personas se transforman en consumidores o turistas de la realidad; o Réalités, como sugiere el nombre de la revista francesa, pues la realidad es considerada plural, fascinante y objeto de rapiña. Acercando lo exótico, volviendo exótico lo familiar y vulgar, las fotografías ponen a disposición el mundo entero como objeto de valoración (113).


El carácter depredador de la fotografía trae como consecuencia ambiguedad moral. Pese a que el fotógrafo tenga intenciones edificantes, la profusión de imágenes sobre un tema puede distorsionar la percepción moral de los acontecimientos retratados en la foto. Para Sontag, 

Sufrir es una cosa; otra es convivir con las imágenes fotográficas del sufrimiento, que no necesariamente fortifican la conciencia ni la capacidad de compasión (29).


Se trata de pensar las relaciones entre mundo e imagen en un momento (a la altura de los años 70) en el que hay todo un mundo de la imagen, título de uno de sus artículos. Probablemente nexo básico de los artículos, si es que cabe encontrarlo, figura al final del libro, en una cita donde Sontag señala que la imágenes redefinen la realidad:

Las fotografías no se limitan a redefinir la materia de la experiencia ordinaria y añadir ingentes cantidades de material que nunca vemos en absoluto. Se redefine la realidad misma: como artículo de exposición, como dato para el estudio, como objetivo de vigilancia (152).


Es la idea de la imagen como expositor estético, que eleva a categoría de interesante o hermoso de alguna manera todo lo que aparece en la foto. En ese sentido, conviene aprender a convivir con las imágenes en el mundo, por muchas capas interpretativas que se le añadan (imágenes, textos, nuevas tecnologías, etc.).



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s