Home

El objeto, esa categoría tan flosófica, parece estar amenazado por las nuevas tecnologías. En realidad no es para tanto, pero sí que está habiendo una deriva de la cosa física al archivo digital, eso está claro. Pero por otra parte, que algo se adquiera (o se alquile, tanto da) en formato digital no supone que estemos dejando de tratar con objetos. Típicamente los objetos son algo ajenos al que los usa, con una consistencia propia, un lugar que ocupan en el espacio y unos procesos (generalmente de deterioro) a los que está sujeto en el paso del tiempo. A las cosas digitales les pasa esto, aunque en diferente medida. La nube tarda en cargar los archivos; maldito sea el día en que olvidé mi contraseña, ahora tengo que mandar un correo a dropbox para que me la restablezcan; en la casa del pueblo no me llega internet,  mejor me hago un cinturón de pendrives y así no me aburro; iba a hacer la foto del día en Instagram y se me ha acabado la batería, etc.

Sí que es verdad que la cultura de archivo, la de las grandes bibliotecas, se está transformando en otro modo de entender las posesiones y las colecciones. Dejo con el artículo de El País digital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s